Make your own free website on Tripod.com

 

 

EL ARBITRO DE AJEDREZ
 
(tomado del libro de Uvencio Blanco)

 


  1. El arbitraje del ajedrez

Uno de los elementos más importantes de la organización ajedrecística es el relacionado con el arbitraje, que es una función técnica desarrollada por el árbitro de ajedrez.

  1. Quién es árbitro de ajedrez ?

De acuerdo a la opiniones recabadas, un árbitro de ajedrez es un ajedrecista muy especial, que ama profundamente al ajedrez y sus leyes, que tiene una amplia cultura ajedrecística y que, por sobre todo, está dispuesto a afrontar todas las responsabilidades, exigencias, demandas, dificultades y penalidades por las que atraviesa un torneo o campeonato de ajedrez. Es un técnico con clara vocación de servicio en pro del movimiento ajedrecístico, en muchas ocasiones ignorado y poco respetado, pero sin el cual, las competencias ajedrecísticas se convertirían en una selva donde impere la ley del más fuerte o en una Torre de Babel, donde nadie se pueda entender.

Estrictamente hablando, un árbitro de ajedrez es aquel que ejerce funciones técnicas principales en el marco de una competición de ajedrez y que tiene por tarea central la de velar por la estricta observancia de las leyes, reglas y normativas del ajedrez y las condiciones que deben regir dicho evento.

 

Los árbitros pueden adquirir títulos que avalen su conocimiento, experiencia y jerarquía en la especialidad, y que tienen incidencia tanto nacional como internacional.

En el primer caso el título de Arbitro Nacional de Ajedrez, lo otorga la federación nacional respectiva en función de criterios técnicos especificados en sus estatutos y reglamentos, además de sus méritos deportivos, organizativos y técnicos; liderazgo, vocación, experiencia, años de servicio, cursos realizados, currículo, etc.

En el segundo caso, reciben de la FIDE, desde 1951, el título de Arbitro Internacional de Ajedrez FIDE, aquellos que hayan :

1° Demostrado conocimiento profundo de las Leyes del Ajedrez y de los Reglamentos de la FIDE para las competencias de ajedrez.

2° Dado prueba, en el curso de sus actividades arbitrales de una absoluta objetividad.

3° Ha demostrado un conocimiento suficiente de, por lo menos, una lengua oficial de la FIDE.

4° Presentado experiencia como árbitro principal o adjunto, en por lo menos , 4 competiciones importantes ( por lo menos dos de ellas internacionales). FIDE entiende por tales : los campeonatos nacionales individuales o por equipos; toda competición oficial de la FIDE; torneos internacionales con normas y festivales internacionales que agrupen , por lo menos, 100 jugadores.

 

  1. La importancia del árbitro en una competencia de ajedrez.

El árbitro es el máximo juez de la competencia, sus decisiones son vitales para el buen desarrollo de los distintos tipos de eventos ajedrecísticos que les son encomendados.  Por ello hemos de destacar la obligatoriedad que tiene este representante de la Ley, de estudiar, conocer y administrar adecuadamente este conjunto de leyes y reglamentos. Es el garante de las leyes FIDE en la competencia y, por tanto, debe estar plenamente consciente de la gran responsabilidad que recae sobre él al actuar en certámenes ajedrecísticos.

Por otro lado debemos tener muy en cuenta que un ajedrecista bien informado puede utilizar en su propio beneficio algunas situaciones e interpretaciones del reglamento, así mismo utilizar el desconocimiento o ignorancia del contrincante y, a veces, la del propio árbitro a favor de su causa por difícil o perdida que pudiera aparecer a primera vista.

Dentro de sus funciones principales, contamos :

a)      Garantiza que los derechos de los participantes sean respetados.

b)      Posibilita la sana competición deportiva, el juego limpio.

c)      Evita el que terceros obtengan ventajas extradeportivas, situación esta que colide con el juego limpio que debe prevalecer en toda competencia.

d)      Minimiza la posibilidad de creación de precedentes negativos que violen al estamento legal.

e)      Anula la posibilidad de expresión de favoritismos o tolerancias en pro de un jugador o equipo en particular.

 

4.       Características deseables en un árbitro.

A fin de promover entre nuestros ajedrecistas los candidatos a iniciarse en esta exigente disciplina, hemos considerado conveniente presentar un decálogo de las características que debería exhibir un árbitro de ajedrez.

Tales características son :

1° Amor por el ajedrez, entendido como actividad cultural, deportiva y recreativa, promotora de buenos ciudadanos.

2° Conocimiento y observancia de las leyes, reglamentos y normas especiales que rigen al ajedrez. Es un técnico actualizado y con disposición al aprendizaje continuo.

3° Vocación de servicio; disfruta con la organización y arbitraje de torneos; manifiesta iniciativa y trabajo a favor de la comunidad ajedrecística.

4° Disposición para el trabajo en equipo; está dispuesto a compartir, le gusta estar con gente joven, confía en sus amigos, tiene buen sentido del humor y además, admite sus errores.

5° Formación ética y moral autónoma; capaz de pensar por sí mismo, independientemente de opiniones, críticas y presiones externas.

6° Habilitado para la toma de decisiones, es firme en la observancia y aplicación de lo estipulado en la normativa legal.

7° Gran sentido de la justicia y la equidad; no se parcializa por ninguna posición en particular.

  Considera que los ajedrecistas son personas importantes que merecen ser atendidas. En particular, con niños y jóvenes tiende a ser tolerante, aprovechando cada hecho o duda como una situación pedagógica nueva.

9° Es amable en el trato, considerado, paciente y se relaciona con los jugadores con mucho tacto.

10° Tiene sangre tipo “A+” (A de árbitro, de individuo comprometido con un movimiento internacional que promueve los mejores valores del hombre ).

 

5.       La documentación del árbitro

Al dirigir una competición, el árbitro deberá tener una carpeta para guardar todos los documentos necesarios : reglamento especial del torneo, apelaciones, planillas de las partidas jugadas, cuadros de resultados parciales de las distintas rondas.

Al final de la competición, el árbitro deberá confeccionar un informe y cuadro general de clasificación y los entregará a la organización, federación y a la FIDE.